LO MÁS NUEVO

Salma Hayek, atrevida y sexy



NUEVA YORK.

Salma Hayek está de vuelta en la comedia. La veracruzana participa en Socias en guerra, cinta en la que funge como la villana del cuento, su nombre es Clara Luna y sus características son  vestidos ceñidos al cuerpo, escotes pronunciados, cabello naranja y dientes que destacan la blancura.

En la trama aparenta ser una mujer amable, sin embargo, la realidad es que, como buena mujer de negocios, su fortuna no se ha amasado por ser una buena persona.

En su carrera y en su vida, Salma se ha topado con gente así. La también productora fue tajante en su respuesta: uno de los seres viles con los que se ha enfrentado fue Harvey Weinstein, quien actualmente es juzgado por abuso sexual.

"¡Cómo no!, me he topado con personajes así. Hay unos directores que son muy pesados, a veces también los estudios son muy pesados. En ocasiones los actores se sienten los jefes de las películas. Con las actrices no me han tocado, pero con los actores sí. No voy a decir nombres, porque siempre acabo siendo su amiga, pero me la han hecho ver difícil en algunas películas.

 

"También hay productores como Harvey Weinstein. De él hablo porque ya lo había dicho. Es un monstruo”, destacó.

El puertorriqueño Miguel Arteta, con  quien Salma protagonizó Una cena incómoda, es el encargado de dirigir esta comedia. La premisa nos presenta a dos amigas con una empresa de cosméticos, con ciertos problemas financieros. Es ahí, donde Clara Luna les ofrece su ayuda para rescatar el negocio y ser socias de un imperio de belleza.

Precisamente, abordando el concepto de belleza y las exigencias que el público hace de la misma, la actriz de 53 años, quien sigue levantando suspiros, afirma que la presión de mantener su físico y ser atractiva en sus proyectos, sigue siendo una responsabilidad para ella, pero que espera no tener que llevarla por mucho tiempo.

"Sí, debo confesar que  siento un poco de presión porque conforme pasan los años, pues espero no defraudarlos, de verdad. No los quiero decepcionar, pero tampoco quiero tener esta presión a los 60 años. Yo no me voy a hacer cirugía plástica, no acabaré como momia, entonces se van a tener que conformar mis compañeros, pero no importa, porque ya vienen otras, actrices que toman el lugar y ya uno se relaja un poco.

 

"Hay que envejecer con  dignidad y gracia, pero también hay que relajarse y dejarse envejecer tantito, porque si no es demasiada presión”, refirió.

Al igual que su personaje de Clara Luna, Salma Hayek también es una mujer de negocios, sin embargo, su forma de manejarse en lo laboral es totalmente distinto. Tal vez lo único que compartan es la pronunciación del inglés.

"Te puedo contar una cosa, chistosa y triste, hasta hace poquito que estaba viendo el tráiler y me percaté que todos se reían. Yo creí que se estaban riendo de mi actuación, yo pensé que se decía “first”. Tengo años diciendo first con la t, yo no sabía que se dice Fierce, feroz, pero yo decía ferozt. Bueno aprendí algo.

 

"A mí, lo que más trabajo me cuesta, en el mundo, es correr gente. La paso muy mal, yo ni siquiera tengo, no doy la cara, mando a Pepe (Tamez), pero a veces me ha tocado que tengo que correr a alguien y creo que eso es de lo más difícil que hay que hacer cuando eres un jefe. Me la paso muy mal”, declaró.

COMENTA ESTA NOTA


Todos los derechos reservados. Semanario para "EL INVERSIONISTA" edición Sonora, Boulevard Rodríguez #20, colonia Centro, Hermosillo, Sonora, México. Teléfonos 6622 121649 y 6622 121694. Contacto: [email protected]