LO MÁS NUEVO

ARCHIVO CONFIDENCIAL



Hay que conseguir Ivermectina


AL DIABLO, esto no puede seguir así. Es un tema que no debo tratar por las consecuencias de corto plazo que esto pueda ocasionar en los aspectos legales y de salud, principalmente. Pero me arriesgaré.

Dos de mis hermanas y una sobrina se infectaron de Coronavirus y en su tratamiento les dieron Ivermectina, un medicamento que sirve para combatir los piojos, es antiparasitario y en su composición conlleva un antiviral muy fuerte… el hecho es que se aliviaron.

Pero no se encuentra en las farmacias.

Aunado a este antiviral se sumaron Ibuprofeno –desinflamatorio--, vitamina C, aspirinitas (antocoagulante) y el antibiótico denominado  Azitromicina que también ya desapareció de los anaqueles de las farmacias. Pero puede ser cualquier otro de amplio espectro.

Pero la Organización Mundial de la Salud es muy estricta en sus ordenamientos y se debe seguir al pie de la letra sus indicaciones, mismas que rigen una conducta médica y legal en caso de que haya demandas. Los organismos de salud lo entienden pero llegó la hora de hacer a un lado sus recomendaciones –como lo hizo Trump--, pues sus dictámenes burocráticos además de lentos no van acordes con las necesidades de la población mundial. Por eso son temerosas de dictar recetas que no cuenten con la comprobación de información que ellos deben de evaluar y dictaminar.

Hay estudios in vitro que demuestran que la Ivermectrina funciona, pero aconsejan que aún no se utilice y hablan de que deben hacerse más estudios https://iris.paho.org/handle/10665.2/52379

Sin embargo, existen pruebas documentadas en países como Perú donde ha bajado el índice de fallecimientos por el uso de dicho medicamento https://bit.ly/2ZcTmMV

En Sonora hay testimonios en el caso de los químicos que han estudiado el virus y desarrollaron la estrategia para combatir el virus como ocurrió con el caso de Manuel García y su familia que se contaminó. Él vive en San Luis Río Colorado – es jubilado de la UES—quien se aplicó en sus conocimientos y logró sacar adelante a todos sus infectados y en ese tratamiento que hizo conllevaba el uso de Ivermectina, mucho antes de que empezara a manejarse el nombre de este antiviral y claro, con otros reforzamientos más ya comentados líneas arriba.

De hecho fue por allá en marzo-abril cuando esto comenzó y se infectó. Pero hizo a un lado la OMS y trató el problema. Por si usted no lo sabía lector, los químicos son el último eslabón en la cadena en esto de los tratamientos pues existen protocolos que deben salvaguardarse y allá arrinconados están ellos. La libró él y su familia.

Luego tenemos a los acaparadores. Aquellos que teniendo Ivermectina en sus farmacias lo resguardan para encarecerlos. Malditos sean. Claro, hay otros que están directamente coligados a los laboratorios donde la fabrican y se colocan en la lista porque en México no se dan abasto en la producción. Este es el caso de Benavides quien tiene una lista de compradores y les avisan a sus clientes conforme al turno y pasan a comprarlo… ¿en cuánto?, es lo que menos importa.

Se ha señalado a su vez que en Hermosillo se está vendiendo caro, lo cual es relativo pues se menciona una caja de dos pastillas de seis miligramos cada una a 320 pesos, pero en ciudades como Guadalajara no se consigue a menos de 650 pesos y en Monterrey a 550 pesos. Estamos hablando de la vida. El problema es que no hay.

Y ese problema de inexistencia también llega a nuestros institutos de salud sonorenses aunque éstos, en sus estrategias, desarrollaron un modelo para que no les falte el medicamento que necesitan. Aunque claro, el problema aquí es el tiempo para que les llegue tal antiviral.

Y es cierto, el infectado debe acudir a un médico quien, una vez que le haga el diagnóstico y en caso de salir positivo ponerle a disposición de la autoridad de salud respectiva, pero hay otros que proporcionan el consumo de Ivermectina como parte de la solución contra el coronavirus, incluso hay recetas de médicos del Chávez que así lo indican lo que me parece muy positivo.

¿Entonces qué nos queda?, pues conseguir esa medicina.

Lo peor de todo esto es que si hay una solución a la falta del medicamento.

¿La solución?

Resulta ser que los laboratorios encargados de fabricar medicamentos para mascotas también fabrican ivermectina https://bit.ly/2VUob6E, es el mismo que se vende a los humanos para el tratamiento de piojos y antiviral.

He sabido, por lo menos de dos laboratorios en Guadalajara que las pueden fabricar y están en eso, por lo cual me pregunto, ¿qué no habrá en Sonora una empresa que pueda hacer lo mismo?

En vía de mientras hay buena cantidad de amigos que sufren al ser ellos, sus parientes o amigos cercanos, los infectados. Desde aquí elevamos oraciones en el caso de Rosario “Chalita” Segura Segura quien atraviesa por ese difícil trance. Les pido una oración, por favor.

Pero bien harían nuestras autoridades en evaluar la oportunidad de que fabrique Ivermectina y tengamos en nuestras despensas ese medicamento por si las moscas. Y no importa de dónde provenga. En serio.

En fin, por hoy es todo, pero mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director general de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de CEO, Consultoría Especializada en Organizaciones… Cuando la unión de esfuerzos no es suficiente.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

 https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304

COMENTA ESTA NOTA


Todos los derechos reservados. Semanario para "EL INVERSIONISTA" edición Sonora, Boulevard Rodríguez #20, colonia Centro, Hermosillo, Sonora, México. Teléfonos 6622 121649 y 6622 121694. Contacto: contacto@inversionistasonora.com